Acné y estrés: una mala combinación

Los problemas emocionales inciden en los rebrotes de acné cuando tenemos propensión a sufrirlo. La rutina diaria de cuidados, la consulta especialista y el control de las emociones constituyen la mejor manera de paliar esta afección de la piel.

 

Casi el 80 por cien de la población sufre de acné en alguna etapa de su vida. Si bien es más frecuente entre los adolescentes, también puede aparecer en la adultez. El acné vulgaris, es la dermatosis más común que afecta a muchas mujeres -y varones- y tiene diversos orígenes: hormonales, hereditarios, emocionales y los propios de la piel. Para los problemas emocionales, es conveniente realizar actividades que sean armonizadoras del estado de ánimo de modo que no repercuta sobre el órgano de la piel, cuando este es sensible a esta afección.

 

Sus efectos psicológicos pueden causar una sensación de depresión que se convierte en un círculo vicioso. El acné tiene un impacto importante en la forma que una persona mira hacia el mundo. Se ha comprobado los siguientes aspectos como comunes entre personas que padecen de acné:

  • Aislamiento social
  • Autoestima baja y poca confianza en si mismo/a
  • Concepto muy bajo de la propia imagen corporal
  • Timidez
  • Sentiminetos depresivos
  • Irritabilidad
  • Preocupación
  • Frustración
  • Mayor porcentaje de desempleo

 

De todos modos, proteger la piel y cuidarla todos los días puede ser uno de los mejores remedios. Darse un mimo a la vez que se cumple con una rutina higiénica es el mejor control de esta afección.

 

Rutina de cuidados
Limpiar. Limpieza diaria es fundamental. Por la mañana, después de dormir, la piel amanece con residuos del sebo que segrega al descansar y, a veces, transpirar. Limpiar la piel con un jabón suave puede ser antibacterial o neutro que no cause una excesiva irritación o sequedad, pues esto podría contribuir a empeorar el cuadro. Sí, es necesario frotar en forma insistente, pero sin dañar la piel, el maquillaje y la suciedad tanto de la cara como del cuerpo. Lavar la piel una o dos veces al día, particularmente luego de efectuar ejercicio físico.

Desmaquillar
Todas las noches es necesario eliminar el maquillaje en profundidad. Una emulsión acuosa es preferible a una crema para la cara. 

Tonificar
Después de la limpieza la tonificación ayuda a retirar los últimos residuos de suciedad y ayuda a equilibrar el PH. Si contiene aloe vera puede ser calmante y bajar la inflamación. Aplicado después de una mascarilla, evita que la piel se sienta oleosa. cuando la piel es muy grasa se puede usar un astringente que, a diferencia de lo que se cree, no tiene por qué contener alcohol sin ácido salicílico o ácidos cítricos. Retrasa la producción de sebo, matificael cutis y cierra los poros.

Hidratar
La regla podría ser "nunca usar cremas", ya que son más grasas por tener más concentración de aceite en su formulación (agua en aceite). Están indicados los productos  base de agua o 'no comedogénicos'. Estas fórmulas han sido probadas extensivamente y se ha demostrado que no causan taponamiento de los poros. Pueden aplicarse lociones, leches y geles.

En resumen primero la limpieza, luego el tónico y por último una hidratación ligera y refrescante que podrá tener algún activo antibacterial. Claro que según cada caso el médico indicará en que momento utilizar los productos tratantes específicos para combatir el acné.

 

Atención al Sol
Evitar el sol directo. si bien existe el mito de que tomar sol mejora el acné, exponerse mucho tiempo -ya sea en verano o en invierno- sólo favorece la inflamación. Es necesario protegerese todo el año de los rayos UV y también de las temperaturas extremas -demasiado frío o calor-, tanto en los ambientes exteriores como interiores -calefacción o aire acondicionado-. Del mismo modo, si se entrena en exceso, la piel tomará demasiada temperatura. En este caso se puede refrescarla con una vaporización de agua termal fría.

 

Yoga para mejorar la piel
La gimnasia yoga equilibra las emociones, armoniza el espíritu y también ayuda a mejorar la piel. Estas son las asanas más efectivas para acompañar el tratamiento del cutis.
UTTANASANA. Para esta posición primero necesitamos hacer un breve calentamiento. Lo bueno es que para obtener los beneficios para la piel no es imprescindible tocar el suelo con las manos o mantener completamente rectas las piernas. De pie, debemos flexionar nuestro cuerpo como si tuviera una bisagra en medio e intentar que nuestro pecho toque las piernas. De esta forma, la sangre fluye más rápido hacia la cabeza y trae con ella un montón de nutrientes y oxígeno que nos permiten mejorar la calidad de la piel.

HALASANA. Acostarse boca arriba, poner los brasos a los lados con las palmas de la mano hacia el suelo. Levantar las piernas de forma que queden en ángulo recto con el torso, empujar con las manos el suelo para tomar impulso y despegar la columna del suelo. Mantener la postura durante treinta segundos.

DHANURASANA. Nos acostamos boca abajo, con las manos a los costados del cuerpo. Doblar las rodillas hasta que los pies estén cerca de los glúteos, sujetarlos con las manos, apoyar el peso del cuerpo sobre el abdomen. Tirar de los tobillos para que la espalda se vaya arqueando.

SHARVANGASANA. Acostarse boca arriba, con las palmas de las manos a los lados del cuerpo. Levantar las piernas estiradads, tomar impulso y levantar parte del torso. Podemos poner las manos en la cadera para ayudarnos a mantener la postura.

 

Homeopatía para cada tipo de afección
La homeopatía es adecuada si se emplea personalizando el problema. Hay un remedio para cada caso.

SURFUR. Piel grasa, con muchas espinillaspurulentas que pica, se agrava con el calor de la cama y después de lavar, acné resistente y de larga duración.

CONIUM MACULATUM. Acné importante en el rostro.

BELLADONA. EN los primeros momentos de la infección, con inflamación, sensación pulsátil y zona caliente.

Caléndula T.M. Para desinfectar granos que ya han superado.

 

 

ALIMENTOS QUE CONVIENE MODERAR
Está comprobado que la vitamina B12 produce acné y se halla en el cereal, salvado, arroz integral o dietas macrobióticas. Si se abusa de ellos y hay predisposición al acné su aparición se verá exacerbada.
 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.escuelaparasalud.com